Los villancicos

Los villancicos

100
0

En cuanto el mes de diciembre asoma la nariz por el calendario, las ciudades de nuestra Hispania se llenan de luces y de unos cantos que nos devuelven a nuestra infancia a aquellos que ya no somos niños: los villancicos. ¿Qué español no sabría entonar el “Campana sobre campana” o “Los peces en el río”? Y es que una Navidad sin villancicos sería como una película a la que le hubieran quitado el sonido…

Porque los villancicos son en la actualidad los cantos navideños por excelencia. Pero no siempre fue así.

La palabra “villancico” procede de “villano”, en el sentido no peyorativo del término, es decir en su acepción de “habitante de una villa o aldea, en contraposición a los nobles y los hidalgos”. Los villanos eran considerados en la Edad Media rústicos y descorteses, de ahí que el término haya pasado a tener una connotación tan negativa.

Originariamente, los villancicos eran pues canciones de origen popular, profanas, que surgieron alrededor del Renacimiento, allá por el siglo XV, como evolución de formas musicales mucho más antiguas. Su estructura básica se compone de dos elementos: el estribillo y las coplas.

Entre los compositores de aquellos villancicos cabe destacar a Juan de Fermoselle, más conocido como Juan del Enzina, músico, poeta y autor teatral del Prerrenacimiento español, que en tiempos de los Reyes Católicos trabajó para la casa de Alba, antes de trasladarse a Roma, donde contaría con la protección de varios Papas.

A mediados del siglo XVI, las autoridades eclesiásticas empiezan a utilizar la música con fines evangelizadores: se empiezan a componer entonces villancicos devocionales, que se cantan en las distintas festividades religiosas. Y aunque en 1765 se llegan a prohibir los villancicos en los actos religiosos, su auge es imparable, y no hay ahora celebración navideña en la que falten.

Con lo cual, ya sabéis, “esta Noche nace un Niño”, “ay del Chiquirritín”, “Coge la bota María”, “Que esta Noche es Nochebuena”, “Los Ángeles de los Cielos han entonado un cantar”, “pero mira como beben los peces en el río”, “asómate a la ventana, verás a un Niño en la cuna”: que cantéis muchos villancicos esta Navidad y seáis muy felices.

El equipo de Hispagenda

No hay comentarios